Esposa de Blades dice si lo apoyaría en carrera presidencial

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Formidable remate de Son Heungmin para marcar el descuento de Rep. de Corea
    Getty Images
    “¿Se lanzará? Esa es una pregunta que tienes que hacerle a él”, dijo Mason entre risas en su camerino en The York Theatre Company, donde protagoniza la obra musical “Unexpected Joy”.

    NUEVA YORK - Luba Mason se prepara para grabar un nuevo álbum de jazz con músicos latinos mientras protagoniza un musical off Broadway, pero estaría lista para poner su carrera en pausa si su marido, Rubén Blades, decidiera postularse a la presidencia de Panamá el año que viene.

    “Absolutamente”, dijo la actriz y cantante estadounidense-eslovaca en una entrevista reciente. “Quiero decir, tendría que renunciar a todo para hacerlo, por supuesto, y tendría realmente que aplicarme con el español, pero 100%. Pienso que sería una oportunidad maravillosa”, indicó.

    Mason hizo esta declaración en respuesta a una pregunta hipotética sobre si acompañaría a Blades en caso de que el actor, ícono de la salsa y exministro de Turismo panameño que ha insinuado que podría volver a lanzarse al máximo cargo de su país como lo hizo en 1994, efectivamente lo hace. Las candidaturas deben estar listas antes de la apertura formal del proceso electoral el 5 de enero. Los comicios son el 5 de mayo.

    “¿Se lanzará? Esa es una pregunta que tienes que hacerle a él”, dijo Mason entre risas en su camerino en The York Theatre Company, donde protagoniza la obra musical “Unexpected Joy”.

    Blades no estuvo disponible para hacer comentarios sobre esta entrevista.

    La puesta en escena, escrita por Bill Russell con música de Janet Hood, sigue a tres generaciones de mujeres cantantes que se reúnen para celebrar el primer aniversario luctuoso del patriarca de la familia mientras lidian con viejas tensiones y nuevas noticias.

    Mason da vida a "Joy", una abuela joven y hippie que tras la muerte del padre de su hija intenta rehacer su vida, esta vez con una mujer.

    La actriz dice que apenas leyó el guion supo que tenía que interpretar este papel. De entrada se identificaba con la parte musical. “Conozco la vida de un músico, las giras, el entablar relaciones con gente de la industria, debido a mi compañero Jump en el show, y estoy casada con Rubén”, dijo, pero su interés iba más allá.

    “No era la típica abuela con el pelo gris, los anteojos y el chal”, explicó. “Es una profesional moderna realmente en la onda que está empezando toda una segunda parte de su vida en una nueva relación, en una relación diferente y dije: ‘¡Qué papel más maravilloso!’. A las mujeres con el pasar de los años en este negocio nos es muy difícil conseguir papeles buenos y sustanciosos”, aseguró.

    “Unexpected Joy” se presenta hasta este domingo, tras lo cual Mason tiene previsto grabar “Triangle”, su próximo álbum, que incluirá una versión del clásico bolero “Inolvidable”.

    Usar ritmos latinos en sus grabaciones y trabajar con músicos latinoamericanos es algo que hace desde hace casi dos décadas, desde que un papel en el musical de Broadway “The Capeman” de Paul Simon le cambiara la vida “por completo”.

    “Sí, por completo, realmente lo hizo y no puedo enfatizarlo lo suficiente”, dijo Mason, cuyos créditos en la Meca del teatro también incluyen “Jekyll & Hyde”, “Chicago” y “How to Succeed in Business Without Really Trying”.

    En repetidas ocasiones ha declarado que ahí fue que se enamoró de Blades, y de la música latina. La puesta era protagonizada por Marc Anthony, Ednita Nazario y el astro panameño y se inspiraba en la verdadera historia de un joven pandillero puertorriqueño en la década de 1950. Solo dos actrices —incluida Mason— no eran latinas.

    “Y es gracioso porque había oído de Marc Anthony. No conocía a Ednita pero conocía a Rubén como actor. ¡No lo conocía como cantante!”, contó entre risas. “Recuerdo estar en los ensayos sentada pensando, ‘wow, este tipo canta realmente bien para ser actor’”, recordó.

    “Yo acababa de salir de un matrimonio, me había divorciado recientemente así que no estaba buscando a nadie”, relató. Pero “él como que gravitó hacia mí muy rápido y sí, ¿cómo puede una resistirse? Él simplemente fue un regalo maravilloso en mi vida”.

    Una década después lanzó su primer álbum “Krazy Love” (2009), con influencias latinas, al que siguieron el disco de música brasileña “Collage” (2014), del que se desprende su dueto con Blades “E Com Esse Que Eu Vou”, y “Mixtura” (2016), término que además registró y que define su estilo y su música: una mezcla de géneros musicales, idiomas y culturas. Este último disco lo grabó con una banda completamente latina, excepto por el violinista.

    Para “Triangle”, que estará grabando en julio, trae “todo un nuevo concepto”.

    “Es solo vibráfono, bajo y voz. Eso es todo. Muy simple. Un sonido muy puro. Y nunca se ha hecho antes en el mundo del jazz”, dijo Mason. “Por eso siento que es un álbum muy importante de hacer”, recalcó.

    Esta vez el vibrafonista es de Costa Rica, dijo, y el bajista puertorriqueño.

    El álbum de diez canciones es producido por el músico brasileño Renato Neto, quien fue tecladista de Prince, y además de “Inolvidable” incluirá un tema en eslovaco y canciones pop, aunque se va a concentrar más en clásicos del cancionero de jazz estadounidense.

    “Es un álbum de jazz”, dijo Mason, “y trata sobre la libertad”.