Por dentro: así quedó el Santo Sepulcro de Jesucristo