Despiadado: no recibieron bebidas gratis y agredieron brutalmente a empleados