Familia: policía entró a casa y baleó a mascota

Estaban respondiendo a reportes de disparos cuando pidieron entrar a la residencia.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Familia acusa a la policía de herir gravemente a su perro

    Los agentes argumentan que el perro de raza pitbull trató de morder al oficial. (Publicado jueves 29 de marzo de 2018)

    Una familia acusa a la policía de Los Ángeles de entrar a su residencia y disparar injustamente a su perro de raza pitbull dejándolo con la mandíbula fracturada.

    El incidente ocurrió la madrugada del sábado 24 de marzo cuando agentes respondieron a reportes de un tiroteo en el callejón en la cuadra 5800 de la Avenida Willoughby y un testigo señaló que el sospechoso había entrado a la casa de la familia Orellano en Hollywood.

    "Me dijo que si podía ver el apartamento, pues yo les dije que estaba bien", dijo Irma Orellano, dueña de la mascota, refiriéndose a la pregunta que le hizo el oficial.

    Orellano aseguró que ella les advirtió a los agentes de la presencia de su mascota, de nombre "Kush".

    "Me dijeron que me saliera y le dije que me dejara buscar la pita, la 'leash' para amarrar a mi perro y no me lo permitieron", informó Orellano. Ella dijo que solo la dejaron salir del apartamento con sus tres nietos que dormían en la sala.

    Según Orellano, cuando ella dio la vuelta, escuchó el disparo, pero no la dejaron regresar.

    La familia argumenta que los oficiale dijeron que "Kush" supuestamente había muerto por el disparo, pero dicen que aún estaba con vida. Mientras tanto, agentes de la policía dijeron que la perra intentó de morder al agente que le disparó.

    Kevin Orellano, dueño del mascota, dijo que el perro fue puesto en el baño y estuvó allí entre 5 a 7 horas sangrando. La familia luego transportó a "Kush" a un hospital de animales, donde siete horas después fue intervenida quirúrgicamente.

    El señor Orellano informó que ya ha pagado más mil dólares por la cirugía, pero aún falta más.

    Según informes policiales, el veterinario que atendió al perro asegura que tratarla ha sido difícil, debido a su temperamento agresivo. La familia Orellano niega que su mascota sea violenta.

    La organización sin fines de lucro "Purposefull Rescue" se ha ofrecido a cubrir todos los gastos de tratamiento de "Kush". El perro tendrá por lo menos otra cirugía en los próximos días, pero la noche del jueves podrá regresar a casa.