“Me trataron como una criminal”: migrante que dio a luz tras cruzar la frontera

La mujer tuvo a su segundo hijo unas horas después de cruzar a Estados Unidos con su familia.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Migrante que dio a luz en San Diego habla de su detención

    En exclusiva la joven de 19 años cuenta cómo la trataron los agentes de migración mientras estaba en el hospital y al llegar al centro de detención.

    (Publicado martes 4 de diciembre de 2018)

    La madre hondureña que viajó con la caravana de migrantes y que dio a luz en San Diego, California, asegura que los agentes de inmigración la trataron como si fuera una delincuente.

    Hace un poco más de una semana, Maryuri Serrano, de 19 años, tuvo entre sus brazos a su segundo hijo, quien nació en San Diego unas horas después que cruzara la frontera de forma ilegal con su esposo y su primer hijo.

    La joven pareja decidió nombrar a su bebé Mike, como su papá y quien apoyó a Maryuri en todo el camino para seguir adelante durante su travesía por México.

    Pese a sentir una felicidad inmensa por el nacimiento de su bebé, la madre cuenta que cuando dio a luz fue imposible no sentirse desesperada y nerviosa por el trato que los agentes de inmigración le estaban dando.

    Migrantes son captados escalando la valla fronteriza

    [TLMD - SD] Migrantes son captados escalando la valla fronteriza

    SAN DIEGO - Cerca de una docena de migrantes fueron captados en video mientras escalaban la valla fronteriza y logran cruzar a EEUU.

    (Publicado martes 4 de diciembre de 2018)

    “Pusieron seguros en las ventanas, como si yo fuera una criminal, siempre estuvieron en la puerta y cuando me daban comida ellos la revisaban”, dijo Serrano.

    De hecho, su esposo Miguel dijo que los agentes la querían esposar mientras descansaba en el cuarto junto al bebé. “Pero las enfermeras dijeron que no”, asegura Miguel.

    Fueron las enfermeras del parto que, como ángeles, intercedieron por ella y le ayudaron a conseguir cosas para su bebé.

    “Me trajeron pañales, toallitas, abrigos, muchas cosas y ellas me dijeron que [los agentes] no me podían quitar ni la ropa ni los pañales porque es lo que más iba a necesitar el bebé”, comentó Serrano.

    Sin embargo la historia fue otra. La joven aseguró que una vez que le dieron de alta y llegó al centro de detención, le quitaron todo.

    “Yo no tenía nada, ponía a mi bebé en medio de la puerta para que no le entrara mucho aire porque estaba bien fuerte, y aún así el niño temblaba del frio”, comenta Maryuri.

    Hace tres días, la familia fue liberada y le devolvieron todas los objetos donados para el bebé. Por ahora están viviendo en la casa de una mujer que les ofreció refugio y están buscando cómo trasladarse a Ohio donde tienen programada su cita ante la corte para seguir su proceso legal.