Don Bosco Cristo Rey: brindando oportunidades a la comunidad

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Escuela Don Bosco Cristo Rey

    Una institución en Takoma Park, Maryland que por años ha estado sirviendo a la comunidad de bajos recursos, y ayudando a que los jóvenes para llegar a la universidad.

    (Publicado martes 15 de mayo de 2018)

    "Yo no pensé que podría hace nada."

    Eso pensaba Julio Hernandez, el director de admisiones de la escuela Don Bosco Cristo Rey, una institución en Takoma Park, Maryland que por años ha estado sirviendo a la comunidad de bajos recursos, y ayudando a que los jóvenes puedan llegar a la universidad.

    Viviendo en Chirilagua: una vida lejos de su tierra

    Viviendo en Chirilagua: una vida lejos de su tierra

    Crimilda es una de los miles de centroamericanos viviendo en Chirilagua.

    (Publicado viernes 27 de abril de 2018)

    Julio forma parte de la primera clase graduada de la escuela Don Bosco Cristo Rey. Ahora trabaja para la administración ayudando a padres con el proceso de admisión.

    "En ese entonces un 50 por ciento de estudiantes eran afroamericanos y un 50 por ciento eran latinos," dijo Julio. "Ahora yo diría son un 80 por ciento hispanos y un 20 por ciento afroamericanos."

    Desde el 2011, la escuela católica ha estado sirviendo a las familias de bajos recursos que buscan una educación privada para sus hijos. La meta de la escuela es que todos sus alumnos lleguen a la universidad, por eso desde el noveno grado les inculcan cualidades que aprenden desde un lugar de trabajo.

    "Nuestro programa trata de apoyar a nuestros estudiantes que tengan esa educación," dijo Ana Chapa, la directora del programa corporativo Don Bosco Cristo Rey. "Pero también que tengan lo que necesiten para salir adelante en el trabajo."

    Cada alumno asiste a clases cuatro días a la semana y un día se reporta a trabajar para corporaciones asociadas a Don Bosco Cristo Rey. Con ocho horas de empleo semanales, el estudiante puede pagar la mayor parte de la matrícula escolar y aprender de lo que es trabajar en diferentes industrias laborales.

    "Les enseña a nuestros estudiantes que ellos pueden trabajar con abogados, en universidades, en hospitales como doctores, enfermeras," añade Ana.

    Jóvenes como Julio y Juliana están a punto de emprender sus carreras universitarias. Ambos fueron aceptados a universidades donde ya saben lo que estudiarán gracias al programa corporativo.

    "Es una escuela para ayudar a las minorías, para ayudar a los latinos a triunfar," dijo JUliana Ramos, una estudiante de último año. "Y puedo decir que me siento muy cómoda estando con otros latinos que quieren lo mejor."

    Familias de todas partes del área metropolitana son bienvenidas, sin embargo el estudiante debe de tener un permiso de trabajo para poder aplicar.