Estudiantes de DC dejan las aulas para exigir control de armas