Familia prepara entierro de salvadoreña que murió tras cruzar la frontera

Vilma Valdez falleció a principios de mes cuando intentaba regresar a Estados Unidos tras ser deportada en mayo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Familia prepara entierro de salvadoreña que murió en la frontera

    Una mujer salvadoreña que residía en el área de Washington, D.C. y que fue deportada hace unos meses falleció esta semana en la frontera cuando intentaba regresar a Estados Unidos, según su familia.

    (Publicado martes 20 de agosto de 2019)

    OXON HILL - La familia de Vilma Valdez, una madre salvadoreña que falleció a principios de mes en la frontera cuando intentaba regresar a Estados Unidos tras ser deportada en mayo, le dará el último adiós este sábado en Alexandria, Virginia.

    Vilma Valdez fue repatriada por estar en Estados Unidos sin autorización. Su esposo se beneficia del Estatus de Protección Temporal (TPS) y juntos tenían cinco hijos estadounidenses; la menor tiene tan solo dos años. De acuerdo con sus allegados, el desespero y la depresión por la separación la hizo emprender la dura travesía desde San Miguel, en El Salvador, hasta Maryland. Pero la mujer murió en Laredo, Texas tras sufrir una emergencia médica luego de cruzar la frontera con su cuñada el 8 de agosto. 

    Su familia cuenta que, con la ayuda del gobierno salvadoreño, lograron que las autoridades migratorias permitieran que fuese enterrada en Estados Unidos, cerca de sus seres queridos.

    “Ella murió por amor a sus hijos, por amor a su esposo”, dijo su pareja José Martin Márquez. “Ella estaba aquí honradamente. Ella no andaba haciendo ningún mal a nadie. Ella estaba bien aquí. Porque hicieron esa grosería de deportarla si ella no estaba cometiendo ningún delito.”

    Fallece salvadoreña tras ser deportada

    Fallece salvadoreña tras ser deportada

    Una mujer salvadoreña que residía en el área de Washington, D.C. y fue deportada hace unos meses falleció esta semana en la frontera cuando intentaba regresar a Estados Unidos, según cuenta su familia.

    (Publicado viernes 9 de agosto de 2019)

    La última vez que sus allegados vieron a Vilma con vida fue el día que salió del país con una orden de deportación desde el aeropuerto Internacional Dulles. El cuerpo de la salvadoreña llegó el fin de semana a Maryland.

    “Me dolió verla a ella como estaba en un ataúd”, dijo Márquez. “Con las manos así. Con los ojitos cerrados. Me dolió verla porque yo la tenía aquí viva con mis hijos.”

    De acuerdo con el esposo, la hija de dos años estaba desconsolada en la funeraria. “Cuando yo iba a salir, la niña empezó a llorar”, contó. “La niña decía: mami, mami, mami... Llorando y llorando.”

    “Yo veo que a ellos no les importa los niños. Ellos lo que hacen es sacar a la gente. A ellos no les interesa si los niños quedan sufriendo, si van a dejar a una familia sufriendo. Ellos no reconocen eso.”

    Rosibel, la cuñada de Vilma, que la acompañaba en el viaje hacia Estados Unidos, fue detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza tras llamar al 911 cuando Vilma se desmayó en Laredo, y su familia dice que será deportada esta semana.

    “Como seres humanos no me parece justo. Todos somos seres humanos”, dijo Fidelina Martínez, cuñada de Vilma y hermana de Rosibel . “No se tocaron el corazón que mi cuñada murió en los brazos de mi hermana.”

    La familia Márquez está recogiendo dinero a través de un GoFundMe para costear el funeral.