El huracán Florence se debilita, pero el peligro continúa