Sigue la lucha por las licencias de conducir para indocumentados en Virginia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Licencias de conducir para indocumentados en VA

    Más de 300,000 residentes indocumentados podrían beneficiarse. (Publicado martes 15 de enero de 2019)

    DETALLES DESTACADOS

    • Con el inicio de una nueva sesión legislativa, activistas esperan que los representantes discutan un plan para otorgar licencias especiales

    • Grupos en pro de los derechos de los inmigrantes han estado abogando durante años por la llamada “tarjeta de privilegio para conducir”

    • Hay dudas de que un sector de los representantes esté siquiera dispuesto a discutir los planes.

    Con el inicio de una nueva sesión de la Asamblea General de Virginia, hay renovadas esperanzas de que esta vez los legisladores estén dispuestos a aprobar un proyecto de ley que permitiría a los inmigrantes indocumentados que residen en el estado solicitar licencias de conducir especiales.

    Grupos en pro de los derechos de los inmigrantes han estado abogando durante años por la llamada “tarjeta de privilegio para conducir”, semejante a la que tienen otras 13 jurisdicciones, entre ellas Maryland y Washington, D.C. Esta sería otorgada por el Departamento de Vehículos Automotores de Virginia (DMV, por sus siglas en inglés) y permitiría que los conductores indocumentados puedan manejar sin miedo a ser apresados por no poseer una licencia vigente.

    Virginia: luchan por licencias para indocumentados

    Virginia: activistas luchan por licencias para indocumentados

    DC y Maryland ya ofrecen licencias de conducir a personas que no tengan documentos.

    (Publicado viernes 14 de septiembre de 2018)

    Actualmente, Virginia requiere una prueba de residencia legal para emitir licencias de conducir, por lo que se estima que unos 300,000 inmigrantes indocumentados transitan por las calles del estado sin la certificación apropiada.

    Además de pasar el examen de manejo, los beneficiarios tendrían que probar que pagan impuestos estatales sobre la renta y que cumplen con los requerimientos de seguro. La tarjeta no podría ser usada con fines federales ni tampoco funcionaría como una cédula de identidad. 

    Los partidarios aseguran que este no es solo un asunto político – es uno de seguridad pública. Además, explican que este limbo funciona como un canal directo hacia la deportación.

    “Manejar sin una licencia es una buena manera de hacer un viaje rápido a prisión,” dijo Simón Sandoval-Moshenberg de la organización Legal Aid Justice Center. “Un viaje a prisión es la principal manera de terminar con un proceso de deportación.”

    Pese a esto, hay dudas de que un sector de los representantes tenga la voluntad de siquiera discutir los planes. Similares esfuerzos han fallado anteriormente: el año pasado, una propuesta que daba a inmigrantes indocumentados una tarjeta de manejo no fue aprobada por el comité pertinente.

    Los legisladores republicanos se opusieron en ese entonces a la medida, algunos argumentado que la tarjeta podría crear confusión y otros diciendo que no se debería facilitar una “identificación legítima” a las personas que residen de forma ilegal en territorio estadounidense.