Telemundo 44 investiga: compró un auto y no era lo que esperaba

Todo empezó hace unos meses, cuando la familia Vargas compró un vehículo Buick, modelo enclave del 2012, en el concesionario Mr. Car, en Germantown.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Familia compró vehículo usado en Maryland y no era lo que esperaba

    Una familia hispana dice estar viviendo una pesadilla tras comprar un vehículo en un concesionario de autos usados en Maryland. Telemundo 44 investiga

    (Publicado miércoles 3 de abril de 2019)

    Una familia hispana dice estar viviendo una pesadilla tras comprar un vehículo en un concesionario de autos usados en Maryland. Los miembros aseguran que enfrentaron serios inconvenientes mecánicos después de la adquisición, además de otros costos inesperados.

    Todo empezó hace unos meses, cuando la familia Vargas compró un vehículo Buick, modelo enclave del 2012, en el concesionario Mr. Car en Germantown.

    Familia inconforme con vehículo usado comprado en Maryland

    [DC] Familia inconforme con vehículo usado comprado en Maryland

    Una familia hispana dice estar viviendo una pesadilla tras comprar un vehículo en un concesionario de autos usados en Maryland

    (Publicado miércoles 6 de febrero de 2019)

    “La vendedora nos dijo si tienes algún problema con el auto no te preocupes nosotros tenemos garantía”, narró Omar Vargas. La familia afirma que dio $5,000 de pago inicial.

    Pero en menos de tres meses, el carro comprado empezó a dar señas de problemas, aseguró una de los miembros de la familia.

    “Tu manejabas normal, ponías los cambios y el carro empezaba a temblar”, dijo una de las afectadas, a quien llamaremos María ya que prefirió mantenerse en el anonimato por miedo a represalias. “Yo tengo un hijo epiléptico, tengo que estar 24/7 (sic) con un carro para poder ir a recogerlo de la escuela, de donde esté.”

    La familia Vargas llamó a la persona que le vendió el vehículo y ella les comunicó que ya no trabajaba para la compañía y les dio el número de otras personas para emitir la queja.

    “Llamaba y llamaba y no me contestaban”, continuó María. “Me voy a un lugar certificado y el mecánico me dice que la luz ‘check engine’(sic) está prendido y mi recomendación es que no maneje así el auto porque se puede parar.”

    Al oír esto, María y Omar se dirigieron a la sucursal de Mr. Car donde realizaron la compra del auto, pero al llegar quedaron sorprendidos.

    “Ese lugar ya no existe, tengo fotos del lote vacío que solo se ven los spots de oil leaks (sic)”, dijo María. La gerencia de la compañía le dijo a Telemundo 44 que efectivamente la sucursal de Germantown está cerrada, según ellos por motivos de mantenimiento.

    Después de varios días de incertidumbre, la familia Vargas finalmente logró comunicarse con la filial en Gaithersburg, donde le dijeron que iban a recoger el vehículo para darles una cotización de las reparaciones.

    Omar afirma que se llevaron el auto y no lo contactaron después de 15 días. Al no saber del paradero de su coche, visitó la sucursal en Gaithersburg y fue ahí donde una de las trabajadoras supuestamente le enseñó una factura de $5,000 dólares.

    “Me dijo, ‘vas a pagar esto’. Yo le dije, ‘ok’. Agarro el papel del escritorio, y le pregunté lo primerito que se me ocurrió ‘¿me puedes decir tu nombre?’. Cuando le dije eso, ella recogió el papel y ya no me dejó escribir absolutamente nada.”

    Telemundo 44 llegó a las oficinas de Mr. Car para hablar con uno de los dueños del concesionario, quien dijo que los clientes solo debían $174.44 por las reparaciones.

    “De nuestra parte, de Mr. Car, le hemos descontado los $174, o sea no nos tiene que pagar nada, porque queremos a satisfacción de nuestros clientes”, dijo el dueño de Mr. Car, Diego Burneo.

    Sin embargo, María asegura que ella nunca dio una autorización para que hicieran los arreglos, a pesar de que Burneo dice que ella aprobó la operación de reparación por teléfono.

    “Básicamente ella nos dio una autorización por teléfono para arreglarle el vehículo y pues eso es lo que tenemos”, dijo Burneo.

    “En ningún momento, que me diga la fecha, la hora, cuando me ha llamado y que me dé una prueba”, asevera María.

    María y Omar decidieron emitir una queja al departamento del consumidor del condado Montgomery tras enterarse por mediante de la financiadora del préstamo que, además de todos los inconvenientes que dicen haber sufrido, deben mucho más de lo que pensaban.

    “$18,000 fue lo que firmamos total y el banco dice que no, que a ellos se les debe $27,000”, dijo Omar.

    María dice sentirse engañada, ya que durante las discusiones con el concesionario previas a la compra del auto, la vendedora rayó la cantidad de $33,325 y le aseguró que el precio por el vehículo sería menor.

    “La sales manager (sic) me dijo no se preocupe en estos números aquí. Ella tachó los números y puso sus iniciales y me dijo concéntrese en los $16,000”.

    Sin embargo, la copia que tiene el concesionario no muestra lo mismo y Bureo afirma que no ha podido contactar a la exempleada que le vendió el carro a la familia Vargas para esclarecer la situación.

    “No tiene ningún tachón, asumo tal vez que lo que la persona quiso decir es que claro, en el momento que compró el vehículo, son $16,832 lo que la persona debe”, dijo Bureo.

    La familia Vargas, bajo la instrucción de un abogado, ha permitido la reposición del vehículo y ahora exige a Mr. Car que le cancele el contrato y le devuelva los $3,500 de pago inicial. “No quiero saber nunca más de Mr. Car”, dijo María.

    Por su parte, Burneo dice que esto no es una opción. “No podemos deshacer un contrato después de 4 meses y le haya puesto más de 10 millas al auto”, sostiene. “Eso es imposible aquí y en cualquier parte del mundo.”

    Mientras el condado Montgomery investiga esta queja, Consumer Reports recomienda lo siguiente si vas a realizar la compra de un auto usado: verifica el historial del auto y llévalo a un mecánico calificado; confirma el monto del préstamo, puedes ir a otro banco para ver si las tasas de interés son más bajas; y ten todo por escrito, cualquier acuerdo debe ser documentado para evitar dolores de cabeza en un futuro.

    Si tienes algún caso o historia que quieras compartirnos, no dudes en comunicarte con nosotros a través de nuestra línea informativa 202-885-4470. Estamos trabajando para ti.