Washington DC

A-Rod forma parte de grupo que busca comprar hotel de Trump

La participación de A-Rod en el acuerdo de 375 millones de dólares, que podría cerrarse en las próximas semanas, convertiría al ahora empresario en un insólito salvador financiero de Trump,

Álex Rodríguez, expelotero de los Yanquis de Nueva York que en un momento fue vilipendiado por Donald Trump como un “adicto” y una “broma” indigna de vestir el uniforme a rayas del equipo, es ahora un elemento clave de un grupo inversionista que pretende adquirir los derechos del hotel del expresidente en Washington, D.C., indicaron a The Associated Press personas familiarizadas con el acuerdo.

La participación de A-Rod en el acuerdo de 375 millones de dólares, que podría cerrarse en las próximas semanas, convertiría al ahora empresario en un insólito salvador financiero de Trump, al permitirle al exmandatario recuperar millones de dólares que invirtió y quizá incluso obtener ganancias de un hotel que genera pérdidas.

“Esta es solamente otra muestra de que lo único que le importa a Trump es el dinero”, declaró Michael D’Antonio, biógrafo de Trump. “Si A-Rod es capaz de sacar a Trump de una situación complicada y ayudarlo a obtener ganancia de eso, él va a aceptar ese acuerdo. Lo aceptaría hasta de Hillary Clinton”.

Si bien los reportes publicados a finales del año pasado identificaron al comprador como CGI Merchant Group, con sede en Miami, los derechos de arrendamiento de la propiedad de 263 habitaciones ubicada cerca de la Casa Blanca de hecho están siendo adquiridos por un fondo encabezado por CGI que incluye a Rodríguez como socio general, dijeron a la AP dos personas al tanto del trato. Las fuentes, que hablaron a condición de mantener el anonimato debido a que no cuentan con autorización para discutir públicamente el acuerdo, no quisieron ofrecer detalles sobre la inversión de Rodríguez más allá de decir que es un inversionista clave.

Los rumores sobre la participación de Rodríguez en el acuerdo sobre el hotel Trump unen a dos infames figuras polarizadoras y apuntan de nuevo los reflectores en una relación frecuentemente tempestuosa entre ambos.

Contáctanos