condado montgomery

Condado Montgomery lanza programa gratuito contra la adicción al fentanilo

Un programa llegó para ayudar a mandres de menores de 17 años enfrentando el mismo panorama pero con la disposición de cambiar.

Telemundo

La adicción a las drogas es un problema al que muchos hogares de la región se están enfrentando, y en Maryland, tal parece que acceder a ayuda no es fácil para poder superar una crisis. 

En respuesta, el condado Montgomery ha lanzado un programa gratuito que podría hacer la diferencia para que más jóvenes puedan superar su adicción.

Por dos años, Iris Sandres ha tenido que vivir en carne propia las preocupaciones asociadas a tener un hijo adolescente adicto. 

“Él empezó probando marihuana, después el fentanilo, después del fentanilo cocaína, y solo esas me dijeron que habían encontrado, pero había consumido otras drogas más”, dijo Sandres.

Explicó que como madre tuvo que enfrentarse a realidades terribles, como perder todas sus propiedades, saber que su hijo estaba viviendo en la calle y posteriormente en la cárcel.

“Eran noches terribles donde él estaba drogado y nos empujaba la puerta del cuarto de nosotros con un cuchillo. Eso es lo más horrible que he podido vivir, que mi hijo quiera matarme, pero yo entendía que no era él. Estaba bajo el efecto de la droga”, dijo Sandres. 

Pero en el condado Montgomery, un programa llegó para ayudarla a ella y a decenas de madres de menores de 17 años enfrentando el mismo panorama pero con la disposición de cambiar.

Se trata de “un sitio de tratamiento donde te limpien el sistema y puedas ser una persona que pueda estar de manera saludable en nuestra comunidad”, indicó la Concejal Natali Fani González. “Incluye tanto la parte física de quitarse todas esas drogas del cuerpo pero también mental, que eso es lo más importante”. 

En al menos tres centros privados, uno en el condado Montgomery y otros fuera de la jurisdicción, ahora jóvenes podrán recibir tratamientos y ayuda sin importar su estatus migratorio.

Aunque el programa aún no se había anunciado públicamente, ya se encuentra a mitad de la capacidad. Las autoridades dicen que existe una tendencia preocupante.

“Hemos visto que especialmente los jóvenes hispanos han sido muy vulnerables. No sé si es por el idioma, las personas que están traficando se comunican en el idioma que conocemos”, dijo Rolando Santiago, el jefe de Salud de Comportamiento y Servicios de Crisis del condado. 

Por su parte, Sandres llevará a su hijo esta semana para internarlo en uno de los centros. Espera ahora que su vida cambie para mejor, pues lo que la mantiene viva es el amor de madre.

“El amor de mamá no cambia, nunca”, afirmó. 

Confiando además en que los milagros existen y que según ella, Dios obró en su hijo para que su futuro pueda cambiar, en seis meses espera que su historia de oscuridad pueda quedar en el pasado.

Para solicitar ayuda, llama al 311.

Contáctanos