Salud mental

DC lanza programa piloto para llamadas al 911 sobre crisis de salud mental

La fase dos del esfuerzo requiere un aumento de personal, para permitir que equipos de emergencia de la comunidad respondan a más llamadas. 

Archivo

El Distrito de Columbia está cambiando cómo maneja las llamadas al 911 que se tratan de salud mental, y asegura que las modificaciones ya están teniendo un impacto en la comunidad. 

Casi el 25% de las personas que son heridas de bala por la policía en los EE.UU. cada año están pasando por una crisis de salud mental, según un reporte de la Asociación Nacional de Directores de Programas Estatales de Salud Mental emitido en el 2020. 

Esa estadística desalentadora motivó a la ciudad a desarrollar un programa piloto que, en vez de oficiales, asigna a especialistas de salud conductual a responder a ciertas llamadas al 911.

“Lo que pasa a veces cuando involucras a las agencias policiales en algo que no es una crisis, en realidad se puede convertir en algo más de lo que tenía que ser”, dijo Cleo Subido, la directora provisional de la Oficina de Comunicaciones Unificadas de D.C.

Comentó que el programa ha sido un éxito hasta ahora. Desde junio a septiembre, aproximadamente 315 llamadas fueron referidas al Departamento de Salud de Comportamiento de D.C.

Esas llamadas representan apenas el 2% de todas las llamadas sobre salud mental que recibe la línea de emergencia en el Distrito, pero Subido dijo que la fase uno fue diseñada primero que todo para asegurar la seguridad de todos los involucrados en un incidente. 

La fase dos requiere un aumento de personal, para permitir que equipos de emergencia de la comunidad respondan a más llamadas. 

“Queremos hacer lo que es correcto y lo que es mejor, y si podemos hacer eso especialmente ahora en un momento donde se puede comunicar información tan fácilmente, tiene sentido”, dijo Subido. 

En más de 12 estados por todo el país ya se han lanzado o se presentarán programas similares. El profesor John Firman de American University dijo que los programas representan un cambio en la perspectiva tradicional del sistema de 911, centrada en las fuerzas del orden, a lo que él llama un equipo de respuesta de múltiples agencias que beneficia a la policía y al público. 

“Si estamos cuidadosamente evaluando las llamadas, confirmando el nivel de la amenaza y mandando equipos o individuos para ser más productivos y más útiles, de nuevo, no podría estar más entusiasmado”, dijo Firman. “Esto es lo que necesitábamos haber hecho por mucho tiempo”. 

La misión central de programas como este es reducir enfrentamientos letales entre la policía y personas sufriendo una crisis mental. 

No se van a prevenir todos estos encuentros, pero Subido dijo que no buscar una solución no es una opción. 

“Tenemos confianza y sabemos que esto es lo mejor para la gente del Distrito, y de eso es lo que verdaderamente se trata”, dijo.