Washington DC

Dueños de negocios en DC sienten la presión durante ola de criminalidad

Telemundo

El cierre de algunos negocios en el Distrito de Columbia por la ola de criminalidad ha dejado años de esfuerzo perdidos y personas sin empleo. Y aún así, otros dueños de comercios dicen que también están contemplando tomar esa medida radical. 

El miércoles en Civic Plaza, se pudo observar un negocio con sus puertas cerradas y un cartel que indicaba que tomaron esa decisión debido a la criminalidad en la zona. 

Maritza Majan, dueña del restaurante y tienda Don Julio, dice que entiende por qué algunos negocios han decidido cerrar sus puertas. 

“[Se siente] muy mal, porque tanto tiempo de tener este negocio y para nada”, dijo. “Ya 20 años para nada, para no tener ni para pagar la renta”. 

El negocio de Majano está ubicado en Park Road, donde ella asegura han entrado en varias ocasiones a robar. 

En el último incidente, jóvenes entraron y agarraron “chips, sodas y todo. No pagó. Me dijeron y se fueron. Pero ay, Dios mío lindo, ¿en qué hemos caído ahora?”

Y aunque Majano pide por protección divina, asegura que entre los robos y la caída en las ventas, las deudas se acumulan. 

“Ni ajustar a pagar los taxes se puede pagar ya”, afirmó. 

El comercio en el Distrito está pasando una temporada difícil. Según Forbes, la capital es la segunda área del país con el mayor índice de robo a tiendas. 

Los dueños de una tienda de ropa en la zona agregaron que sus ventas también han caído, especialmente en los últimos meses.

Ellos dijeron que por ahora, no han considerado cerrar. 

“Estamos tratando de estar aquí porque sabemos que somos un negocio que proveemos a la comunidad”, comentó la dueña de la pequeña empresa familiar de 10 años. 

Y ¿qué queda para los vendedores ambulantes de Columbia Heights, que tienen sus negocios al aire libre y que son testigos en primera fila de las balaceras que ocurren en la zona?

“Algunos han dejado de venir. Otros siguen llegando más porque la necesidad económica es bastante grande”, dijo una vendedora. “Pero sí la delincuencia está muy, muy avanzada”. 

Por el momento, Majano sigue abriendo su negocio todos los días, y dice que reza para atraer a los clientes y alejar a los delincuentes.

Los pequeños comerciantes y los vendedores ambulantes siguen pidiendo más presencia policial, pero además dicen que es vital incrementar las penas que se dan a los menores que cometen delitos. 

Recientemente, la Alcaldesa Muriel Bowser declaró una emergencia pública en la ciudad precisamente ante la ola de crimen juvenil. 

Contáctanos