Virginia

Juez de Virginia decidirá si la ley estatal considera a los embriones como propiedad

En el estado existe poca jurisprudencia que rija el tratamiento de embriones.

FAIRFAX, Virginia — Se está llevando a cabo un juicio en Virginia que determinará si la ley estatal permite que los embriones congelados se consideren propiedad que pueda dividirse y asignarse un valor monetario.

El juez del Tribunal de Circuito del Condado Fairfax, Dontae Bugg, escuchó el jueves los argumentos de una pareja divorciada que no está de acuerdo sobre el deseo de la ex esposa de utilizar dos embriones que crearon cuando se casaron.

Honeyhline Heidemann dijo que los embriones son su última oportunidad de concebir un hijo biológico después de que un tratamiento contra el cáncer la dejara infértil. Jason Heidemann argumentó que no quiere verse obligado a convertirse en padre biológico de otro niño.

El caso atrajo la atención nacional el año pasado cuando un juez diferente, Richard Gardiner, dictaminó que los embriones podían considerarse “bienes muebles” que podían dividirse según la ley estatal, y su análisis se basó en parte en una ley del siglo XIX que regula el tratamiento de los embriones.

Gardiner ya no está asignado al caso, por razones ajenas a su cita de la esclavitud como precedente.

El caso también se produce cuando activistas de derechos reproductivos han expresado alarma por un fallo de la Corte Suprema de Alabama que determinó que los embriones podrían considerarse niños según la ley de ese estado.

En Virginia existe poca jurisprudencia que rija el tratamiento de embriones.

La demanda de Honeyhline Heidemann se presentó en virtud de un estatuto de partición que rige la división de la propiedad entre las partes interesadas.

La abogada de Jason Heidemann, Carrie Patterson, argumentó que no hay precedentes al respecto porque esa ley no está diseñada para tratar con embriones. Su objetivo principal, dijo, es regular la división de bienes raíces.

La jurisprudencia que existe a nivel nacional con respecto a los embriones reconoce que no son una mera propiedad, dijo, sino una propiedad con características especiales que requieren que los tribunales equilibren los intereses en competencia.

Una de las cosas que un juez debe considerar al evaluar tales casos es el “derecho a la autonomía procreacional” de una persona. Según Patterson en este caso su cliente tiene un gran interés en evitar procrear contra su voluntad.

El abogado de Honeyhline Heidemann, Jason Zellman, argumentó que el estatuto de partición se aplica si los embriones se clasifican como propiedad y si se les puede asignar un valor monetario.

Los documentos que ambos Heidemann firmaron con el proveedor de FIV se refieren específicamente a los embriones como propiedad, por lo que su valor puede evaluarse como el costo de su creación.

Como hay dos embriones, añadió, el juez tiene una manera fácil de dividir la propiedad: otorgar un embrión a cada parte.

Bugg, quien dijo que emitirá un fallo en una fecha posterior, expresó dudas sobre la noción de asignar un valor monetario a los embriones.

Zellman reconoció que el caso presenta algunas cuestiones novedosas, pero también sugirió al juez que no es necesario “abrir titulares” ni establecer ningún precedente radical. Dijo que los hechos únicos del caso de los Heidemann -incluido el texto en su acuerdo de divorcio que exige que los embriones permanezcan almacenados "en espera de una orden judicial"- lo distinguirán de futuras disputas.

El juez aceptó fácilmente esa idea y dijo: "No creo que nada de lo que haga en este caso se aplique a nadie más que a los Heidemann".

Contáctanos