Washington DC

Pese a toque de queda, continúan protestas antirracismo en DC

NBC Universal, Inc.

Manifestantes se congregaron por quinto día consecutivo en Washington, D.C. en protestas en su gran mayoría pacíficas para exigir justicia por la muerte de George Floyd y un fin a la violencia policial contra los afroamericanos.

Para las medianoche, decenas de personas continuaban protestando cerca de la Casa Blanca pese al toque de queda, que comenzó a las 7 p.m. Una enorme valla levantada desde la mañana les impedía acercarse más a la mansión presidencial y al otro lado se registraba una importante presencia de las fuerzas del orden.

La tensión aumentó brevemente a eso de la 1 a.m. de la madrugada del miércoles. Un grupo se acercó a la barrera y la sacudió, y lanzó botellas de agua y galones de leche al parque. La policía del otro lado se acercó a la reja y usó gas pimienta contra los que estaban cerca.

Grupos de manifestantes también se reunieron más temprano frente al Capitolio y el Lincoln Memorial, pero las multitudes se dispersaron una vez que el reloj marcó las 7 p.m.

Manifestantes llegan hasta el Capitolio

Posted by Alberto Pimienta on Tuesday, June 2, 2020

Desde horas antes de que iniciara la restricción, ya decenas se habían congregado frente a Lafayette Square, coreando consignas como “Sin justicia no hay paz”, “Las vidas negras importan” y "¡No puedo respirar!", la frase que enunció Floyd la semana pasada, poco antes de morir por asfixia debido a la presión que ejercía sobre su cuello la rodilla de un policía blanco.

Fue en esa plaza donde, la tarde del lunes, las fuerzas de seguridad utilizaron gas pimienta para dispersar a los manifestantes y permitir que el presidente estadounidense, Donald Trump, pudiera cruzar la plaza a pie para posar ante las cámaras con una Biblia en la mano ante la iglesia episcopal de Saint John.

El episodio generó una gran polémica, y tanto la Policía local como la alcaldesa de la capital, Muriel Bowser, se distanciaron este martes del suceso y aseguraron que no estuvieron implicados en el plan.

El diario The Washington Post reveló este martes que fue el fiscal general de EE.UU., William Barr, quien ordenó personalmente que las fuerzas de seguridad que se encontraban en la zona expulsaran a los manifestantes de Lafayette Square antes de que Trump lo cruzara.

Manifestantes se congregaban por quinto día consecutivo en el centro de Washington, D.C. en una protesta pacífica para exigir justicia por la muerte de George Floyd y un fin a la violencia policial contra los afroamericanos.

En un comunicado, Barr advirtió de que la noche del martes "habrá todavía más recursos de seguridad" para contener las protestas, que también continuaron en otras ciudades, como Nueva York, Los Ángeles o Houston.

El toque de queda en la capital estará en efecto desde las 7 p.m. del martes hasta las 6 a.m. del miércoles. Las autoridades locales informaron que la noche anterior unas 300 personas fueron detenidas, entre las razones estuvieron violar la restricción, y disturbios y robos. El sábado, primera noche del toque de queda, 88 personas fueron aprehendidas.

El lunes, el presidente Donald Trump anunció que estaba "movilizando todos los recursos federales, civiles y militares disponibles para detener los disturbios y los saqueos para poner fin a la destrucción y los incendios provocados". Pero pese a las declaraciones, la alcaldesa de D.C. Muriel Bowser aseguró que la jornada de protestas terminó sin soldados en las calles.

Esta es una historia en desarrollo.

Contáctanos