Virginia

Sindicato acusa a Metro de DC de dar trato especial a supremacistas

El sindicato más grande del Metro de DC ha acusado a la Autoridad de Tránsito de la capital de dar un trato especial a los asistentes del mitin supremacista blanco ocurrido el domingo, una denuncia que Metro niega.

Las reacciones negativas contra Metro empezaron días antes de la manifestación de extrema derecha, cuando el presidente de su junta, Jack Evans, le dijo a nuestra cadena hermana NBC4 que el sistema de transporte estaba considerando brindar trenes separados para los supremacistas que viajaban desde la estación de Vienna en Virginia, como una manera de mantenerlos apartados de los contramanifestantes y evitar enfrentamientos.

Evans luego se retractó y dijo que no habría trenes separados. Pero el domingo, el sindicato ATU Local 689 criticó a Metro y pidió el despido de su gerente general, Paul Weidefeld.

Local

Últimas noticias de Washington D.C., el norte de Virginia y Maryland

Un muerto y un herido de bala en edificio en el noroeste de DC

Maryland redobla esfuerzos para prevenir contagios de COVID-19

"DC, ahora ves quién decía la verdad sobre los manifestantes racistas escoltados en el Metro y quienes mintieron", decía un tweet de ATU Local a primera hora de la tarde del domingo. "Wiedefeld mintió a los pasajeros y al público cuando la verdad era más conveniente. Las consecuencias de hoy serán para él".

Metro refutó el reclamo, diciendo el domingo por la noche que todas las estaciones y trenes permanecieron abiertas al público cuando el organizador del mitin, Jason Kessler, y sus seguidores viajaron en metro.

A través de un comunicado, Metro dijo que el día del evento todos los trenes de la línea naranja fueron clasificados como “especiales” porque terminaban en Foggy Bottom debido a trabajos en la pista previamente programados.

"El grupo Kessler viajó desde Vienna a Foggy Bottom en un tren programado y regular, junto con otros pasajeros, los medios y la policía", dijo una parte del comunicado de Metro.

"Fueron escoltados por la policía a la parte trasera del tren y la policía se montó en ese vagón y otros para proteger la seguridad de todos a bordo del tren".

Metro dijo que el ferrocarril se detuvo en cada estación para permitir que los clientes ingresaran y salieran, y la estación de Vienna permaneció abierta al público "en todo momento".

Julie Carey de nuestra cadena hermana NBC4 informó que el grupo de Kessler fue guiado por la policía hasta el último vagón del tren, que estaba reservado para ellos como parte de un plan para separarlos de otros pasajeros. Sin embargo, el subjefe de la policía de Metro Transit, Warren Donald, asegura que no había un vehículo especial.

"Lo que hicieron los oficiales fue reservar un vagón para mantener a los dos grupos separados", dijo. "Una vez que el grupo de Kessler estaba a bordo de ese tren, lo reabrimos y dejamos que los clientes entraran".

Miembros de los medios de comunicación también ingresaron al vagón.

Max Smith, de WTOP, indicó que la policía no permitió que otros pasajeros abordaran ese vagón a medida que el tren se detuvo en otras estaciones camino a Foggy Bottom.

Hubo una fuerte presencia policial en la estación de Vienna que incluyó oficiales con equipo antidisturbios. La entrada norte de la estación y el estacionamiento estaban cerrados, y los oficiales usaron sus bicicletas para crear un corredor para que pasaran los manifestantes al inicio del día.

Contáctanos