condado stafford

Escuelas públicas del norte de Virginia imponen nueva política sobre teléfonos móviles

Varios distritos escolares del norte de Virginia están tomando medidas enérgicas contra el uso del teléfono móvil durante el horario escolar.

A partir de este otoño, las escuelas públicas del condado Stafford aplicarán una nueva política que prohíbe a los estudiantes el uso de teléfonos móviles desde el principio hasta el final de la jornada escolar.

Esta prohibición, adoptada también por los distritos de Fredericksburg y Winchester, tiene por objeto reducir al mínimo las distracciones y mejorar la concentración. Los alumnos seguirán teniendo acceso a sus teléfonos durante la práctica de deportes u otras actividades extraescolares.

"Se trata de un importante cambio de paradigma para nuestros alumnos y sus familias en la enseñanza secundaria", declaró James Stemple, director de los centros escolares del condado de Stafford.

En virtud de la nueva política, cualquier estudiante sorprendido usando un teléfono celular durante las horas de instrucción tendrá su dispositivo colocado en una bolsa con llave para el resto del día. Los padres tendrán que recuperar personalmente el teléfono de la administración de la escuela si su hijo es sorprendido violando la política.

Aunque la medida ha suscitado reacciones encontradas entre los padres, y algunos han expresado su preocupación por la comunicación en caso de emergencia, Stemple ha asegurado a las familias que dispondrán de medios de contacto alternativos.

"Todavía tenemos teléfonos en la oficina; puedes llamar a la escuela si tienes una emergencia. Más o menos como cuando iban a la escuela", dijo Stemple.

El condado de Fairfax, el mayor distrito escolar de Virginia, está estudiando una prohibición similar de los teléfonos móviles. Según expertos como la Dra. Adrienne Collier, pediatra de Kaiser Permanente, limitar el acceso a los teléfonos durante el horario escolar puede tener resultados educativos positivos.

"Creo absolutamente que hacer que los adolescentes guarden sus teléfonos en un lugar seguro cuando entran en clase va a ser beneficioso para ellos desde el punto de vista educativo", afirma Collier.

Los críticos sostienen que, si bien los teléfonos móviles son valiosos para la comunicación y las oportunidades de aprendizaje, su presencia en las escuelas también se ha relacionado con problemas como el ciberacoso y los problemas de salud mental.

Contáctanos