west virginia

West Virginia podría ser el primer estado en restringir abortos tras decisión de la Corte Suprema

De aprobarse, la pieza legislativa haría que proporcionar un aborto sea un delito grave con hasta 10 años de prisión.

CHARLESTON, WEST VIRGINIA — Un proyecto de ley que se someterá a votación final en el Senado de West Virginia podría convertir al estado en el primero en aprobar una nueva legislación que restringe el acceso a los abortos después del fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Los senadores se reunirán el viernes por la tarde para una tercera lectura del proyecto de ley. Algunos alegan que no fue examinado en ninguno de los comités de la Cámara. Si se aprueba, se dirigiría al gobernador republicano, quien ha señalado que está a favor de una prohibición en todo el estado.

El gobernador Jim Justice dijo durante una rueda de prensa a principios de esta semana que el proyecto de ley sobre el aborto “es tan importante que está fuera de serie. Necesitamos modernizar nuestra ley, y lo que tenemos en los libros es antiguo”.

No indicó si firmaría el proyecto de ley que aprobó la Cámara, y la oficina del gobernador no respondió de inmediato un correo electrónico el jueves solicitando comentarios sobre esa versión.

La Cámara de Delegados aprobó una medida que ordenaría tiempo en prisión para los proveedores médicos que realizan abortos a principios de esta semana después de permitir exenciones para las víctimas de violación e incesto hasta las 14 semanas de embarazo.

La exención también requiere que las víctimas denuncien su agresión a la policía. El proyecto de ley proporciona otras excepciones para un embarazo ectópico, un "feto no médicamente viable" o una emergencia médica que podría matar o causar una lesión sustancial e irreversible.

90 oradores participaron de la discusión

La votación en la Cámara de Representantes dominada por el Partido Republicano el miércoles se produjo en medio de una protesta de docenas dentro del Capitolio y siguió a una ruidosa audiencia pública en la que la mayoría de los oradores, con solo 45 segundos cada uno para expresar sus opiniones o ser interrumpidos, se opusieron al proyecto de ley.

La mayoría de los 90 oradores que se acercaron al micrófono se oponen al proyecto de ley. Incluyeron a Addison Gardner, de 12 años, de la escuela secundaria Buffalo, quien planteó una situación hipotética vívida para los legisladores.

“Si un hombre decide que soy un objeto y me hace cosas indescriptibles y trágicas, ¿se supone que yo, una niña, debo tener y dar a luz a otro niño?” ella dijo. “¿Debo someter mi cuerpo al trauma físico del embarazo? ¿Debo sufrir las implicaciones mentales? Una niña que no tenía voz en lo que se estaba haciendo con mi cuerpo. Algunos aquí dicen que son pro-vida. ¿Qué pasa con mi vida? ¿Mi vida no te importa?

Otra oradora, Lorrie Lugursky de West Virginians for Life, dijo que quedó embarazada a los 15 años y le dijeron que un aborto era su mejor opción, pero no lo hizo.

“Dios salvó a mi niña”, afirmó Lugursky, y agregó que su hija ahora es madre de tres hijos y “una guerrera pro-vida”.

La legislación que avanza en una sesión especial convocada por el Departamento de Justicia para “aclarar y modernizar” las leyes de aborto del estado, haría que proporcionar un aborto sea un delito grave con hasta 10 años de prisión.

Después del fallo de la Corte Suprema en junio, el fiscal general de West Virginia, Patrick Morrisey, expresó que el aborto estaba prohibido en el estado debido a una ley de la era de 1800 que no se podía hacer cumplir mientras el aborto estaba protegido por el gobierno federal.

Mairi Breen jamás pensó incluir el aborto dentro de sus servicios pero eso cambió tras la anulación del precedente Roe v. Wade.

Pero el 18 de julio, un juez de Charleston prohibió al estado hacer cumplir la restricción y dictaminó que había sido reemplazada por una serie de leyes modernas contradictorias, como la prohibición del aborto después de las 20 semanas.

Durante horas de debate en la Cámara, el sonido de gritos y cánticos de los manifestantes fuera de la cámara resonó en toda la sala. "¡Enfréntate a nosotros!", gritó la multitud.

“Lo que suena en mis oídos no es el ruido de la gente aquí”, dijo uno de los partidarios del proyecto de ley, el republicano Del. Brandon Steele del condado de Raleigh.

“Son los gritos de los no nacidos, decenas de miles de niños no nacidos que están muertos hoy. … Su sangre grita desde el suelo hoy que terminen con esta cicatriz en nuestro estado, que eliminen esta maldición de esta tierra que nos impuso un tribunal hace tanto tiempo”, subrayó.

Algunos de los que hablaron en la audiencia pública lloraron, incluida una mujer que dijo que abortar le salvó la vida y una madre que dijo que su hija adolescente fue violada el año pasado en un "pijama party".

La directora ejecutiva del Centro de Salud de la Mujer de West Virginia, Katie Quiñonez, fue interrumpida y se le pidió que renunciara cuando comenzó a hablar sobre el aborto que tuvo cuando tenía 17 años y solo unos meses después de graduarse de la escuela secundaria.

El presidente Joe Biden busca así evitar algunas sanciones potenciales que las mujeres que buscan abortar pueden enfrentar después del fallo, pero su orden no puede restaurar el acceso al aborto en más de una docena de estados donde han entrado en vigencia límites estrictos o prohibiciones totales. Alrededor de una docena de estados más están listos para imponer restricciones adicionales.

“Elegí la vida”, precisó mientras alzaba la voz para hablar sobre la interrupción. “Elegí mi vida, porque mi vida es sagrada”.

Cuando la seguridad se acercó para escoltarla lejos del podio, pasó junto a ellos, recorrió el pasillo de la Cámara y salió por las puertas. La gente sentada en la galería se puso de pie para aplaudir y vitorear.

Contáctanos