AI lamenta la falta de interés de los diputados salvadoreños para aprobar el aborto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Las 5 latinas que debes ver en la Copa Mundial Femenina

    San Salvador, 26 abr (EFE).- Amnistía Internacional (AI) lamentó que los diputados salvadoreños no hayan aprobado una reforma para despenalizar el aborto durante la última sesión plenaria del período 2015-2018 y dijo que la falta de interés de los legisladores es un "retroceso enfermizo para los derechos humanos".

    "Los legisladores de El Salvador tienen sangre en sus manos después de negarse a siquiera discutir la reforma para despenalizar el aborto (...) este proyecto de ley, que se necesitaba desesperadamente, habría salvado la vida de innumerables mujeres que corren peligro debido a la prohibición total del aborto", dijo Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de AI, en un comunicado.

    Guevara Rosas señaló que "la oportunidad desperdiciada de poner fin a esta injusticia es un golpe terrible a los derechos humanos en El Salvador".

    Indicó que "la Asamblea Legislativa de El Salvador perdió varias oportunidades para discutir la reforma al artículo 133 del Código Penal para despenalizar el aborto durante el ciclo legislativo que finalizó este jueves.

    "El Salvador es uno de los pocos países en el mundo donde el aborto aún está prohibido en todas las circunstancias; al menos 23 mujeres y niñas permanecen en prisión bajo la prohibición total del aborto", recordó la directora de AI.

    Añadió que la reforma propuesta al Código Penal "habría despenalizado el aborto en casos de violación, abuso sexual de un menor, cuando la salud o la vida de la persona embarazada estuviera en riesgo o en casos de diagnóstico fetal fatal".

    "El Estado no puede seguir criminalizando a mujeres y niñas y violando sus derechos sexuales y reproductivos (...) las autoridades salvadoreñas deben liberar inmediata e incondicionalmente a todas las personas encarceladas por abortar o por complicaciones relacionadas con el embarazo ", agregó.

    El Salvador es uno de los pocos países del mundo en los que el aborto está prohibido en todas las circunstancias, y donde las mujeres que sufren complicaciones del embarazo, que provocan abortos espontáneos o emergencias obstétricas, son sistemáticamente sospechosas de haber cometido un aborto y, a menudo, acusadas de homicidio agravado.

    El Salvador, Nicaragua, Honduras, Haití, Surinam, Andorra y Malta son los únicos países del mundo que mantienen una prohibición absoluta del aborto.

    En octubre de 2016, el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) propuso al Congreso la despenalización del aborto en los casos en que exista violación, riesgo de muerte de la madre o inviabilidad fetal, mientras la oposición ha pedido incrementar las penas hasta los 50 años de prisión.

    El pasado 5 de febrero, la relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales de la ONU, Agnes Callamard, instó a El Salvador a declarar una "moratoria" para la aplicación de la prohibición del aborto, que a su juicio genera muertes arbitrarias atribuibles al Estado.