Acusan a jóvenes de la Bahía de asesinar a oficial en Italia

Oficiales italianos investigan la foto de uno de los sospechosos esposado durante una supuesta interrogación con una venda en los ojos.

Un oficial de la policía paramilitar vestido de civil había olvidado su arma la noche en que fue apuñalado mortalmente durante un enfrentamiento con dos adolescentes de San Francisco en Roma, dijo el martes un comandante de la policía italiana.

Los carabineros junto a la fiscalía ofrecieron este martes los detalles de la investigación del asesinato del agente Mario Cerciello Rega presuntamente a manos de un joven turista estadounidense y rechazaron cualquier error o sombra en el caso, en referencia a una imagen de uno de los jóvenes con esposado con una venda en sus ojos.

El general Francesco Gargaro, de la fuerza de policía paramilitar Carabinieri de Italia, dijo que incluso si el oficial hubiera estado armado, no habría tenido tiempo de sacar su arma antes de ser mortalmente herido con un cuchillo de estilo militar.

Durante una conferencia de prensa, el comandante proporcionó algunos de los primeros detalles sobre el encuentro de la madrugada del viernes en el que el ayudante de brigada Mario Cerciello Rega, de 35 años, fue acuchillado 11 veces.

Cerciello Riga y un socio, Andrea Varriale, fueron asignados para responder a un intento de extorsión que involucra un fracasado negocio de drogas, dijo Gargaro. Los ladrones habían exigido dinero y cocaína a cambio de devolver una mochila robada, dijo.

Los oficiales estaban vestidos de civil y se identificaron como Carabinieri cuando se acercaron a dos sospechosos, pero fueron atacados de inmediato, dijo Gargaro. Cuando se le preguntó por qué Cerciello Rega no sacó su arma, Gargaro dijo que el oficial había "olvidado" su arma después de haber sido llamado al trabajo en un día libre programado.

"En cualquier caso, no había tiempo para usarlo", dijo Gargaro.

La policía dijo que otros oficiales no sabían que Cerciello Rega no tenía su arma con él cuando se propuso lo que sería una asignación fatal.

"Él es el único que sabe por qué no lo tuvo con él", dijo Gargaro.

Dos jóvenes de San Francisco, Finnegan Lee Elder, de 19 años, y Gabriel Christian Natale-Hjorth, de 18, fueron detenidos en conexión al presunto asesinato del oficial. La policía ha dicho que sospecha que Elder fue el que apuñaló a Cerciello Rega y que Natale-Hjorth agredió al otro oficial.

Varriale tenía su arma, pero después de que Natale-Hjorth dejó de supuestamente golpear a los otros, salió corriendo, el oficial dirigió su atención a su compañero herido, dijo Gargaro.

El general también enfatizó que según la ley italiana es ilegal disparar contra un sospechoso que huye. Si lo hubiera hecho, Varriale "habría estado bajo investigación por un delito grave".

Un juez que aprobó el encarcelamiento de los dos sospechosos el sábado dijo que había indicios "graves" de que los estadounidenses eran responsables de la muerte del oficial.

Natale-Hjorth, cuyo padre es italiano, también tiene ciudadanía italiana, dijo el martes el Ministerio de Relaciones Exteriores Italiano.

Según el fallo escrito del juez, Elder y Natale-Hjorth supuestamente compraron la cocaína de un traficante de drogas en el barrio Trastevere de Roma, pero el acuerdo no se completó porque los agentes de policía se habían acercado.

Los investigadores dijeron que los dos se agarraron y huyeron con la mochila del italiano que los había puesto en contacto con el vendedor.

La policía dijo que cuando el intermediario llamó a su propio teléfono celular, que estaba en la mochila robada, los adolescentes le dijeron a Sergio Brugiatelli que devolverían la bolsa a cambio de 100 euros ($112) y un gramo de cocaína.

Brugiatelli puso la denuncia a la policía y los oficiales se enfrentaron con los adolescentes.

Varriale relató más tarde que se identificaron como Carabinieri, pero fueron atacados de inmediato, escribió el juez en su fallo confirmando la detención. Los sospechosos adolescentes dijeron a los investigadores que no sabían que los dos hombres que se presentaron para conocerlos eran policías, escribió la jueza Chiara Gallo.

Durante su interrogatorio, Elder dijo a las autoridades que apuñaló a Cerciello Rega porque temía que lo estrangularan, escribió el juez, señalando que el adolescente no tenía ninguna marca en el cuello.

Después de la muerte de Cerciello Rega en un hospital, los oficiales rastrearon a los estadounidenses hasta su habitación de hotel e informaron que encontraron la presunta arma, un cuchillo de estilo militar de 18 centímetros (7 pulgadas), escondido en el falso techo de la habitación.

Elder le dijo a la policía que había traído el cuchillo de los Estados Unidos unos días antes, dijeron los investigadores el martes.

El juez Gallo citó contradicciones en las declaraciones de los adolescentes a los investigadores: Elder dijo a los investigadores que Natale-Hjorth escondió el cuchillo, mientras que Natale-Hjorth dijo que ni siquiera sabía sobre un apuñalamiento hasta que su amigo lo despertó horas después e informó que había "usado un cuchillo "y luego lo lavó.

La fiscal Nunzia D’Elia, quien interrogó al par el viernes, dijo que ambos exhibieron una aparente dificultad para comprender la gravedad de la situación.

"Uno de ellos dijo: '¿Está realmente muerto? ¿Muerto, muerto?", dijo la fiscal que habría dicho Natale-Hjorth.

Amanda Knox, una estadounidense que fue condenada pero finalmente absuelta en Italia del asesinato en 2007 de su compañera de casa británica en Italia, tuiteó que estaba recibiendo muchas preguntas sobre el caso actual.

"Todo lo que puedo decir es: no estoy pasando juicio", dijo Knox, cuyo caso fue seguido de cerca al recibir una cobertura de noticias sensacionalista y exhaustiva. "Debería ser juzgado en un tribunal de justicia, no en el tribunal de opinión pública".

Contáctanos