El perro le come su álbum, pero de milagro recibe uno nuevo