Policía de DC detiene a joven de 15 años y a su hermano por vender comida en acera

El incidente fue captado en video. La menor asegura que fue víctima de un uso excesivo de la fuerza policial

Un video muestra a varios agentes de la Policía Metropolitana deteniendo a una adolescente de 15 años y a su hermano de 10, que estaban vendiendo comida en una acera de Washington, al parecer sin licencia. La familia denuncia que se trató de un uso excesivo de la fuerza policial y exigen una disculpa de las autoridades.

El incidente, registrado la noche del martes en 14th Street, fue captado en cámara por un testigo. La grabación de casi 10 minutos, y que fue difundida por la organización Many Languages One Voice, inicia luego de que la policía se acercó a los dos menores. Las imágenes muestran a los uniformados agarrando a la joven y a su hermano y cómo estos luchan para que los suelten. Al menos tres oficiales estaban en la escena. En un momento, se ve a los agentes con esposas y se oye a uno de ellos decir “ponle las esposas”.

Entonces, mientras Génesis, la quinceañera, intenta consolar a su hermanito Ángel, uno de los oficiales parece jalarla con fuerza, la joven cae al suelo, empieza a gritar, y exclama que se lesionó una de sus rodillas y le implora al agente que no le ponga presión. En el video también se puede ver al niño de 10 años llorando.

“Él (el oficial) me estaba amenazando diciendo que me iba a separar de mi hermano”, dijo Génesis el miércoles. “Y luego llamó a alguien y le dijo que mi mamá nos había abandonado, que me forzaba a vender y eso no es cierto.”

“Yo exijo que nos dejen en paz y que no nos traten como criminales”, agregó, entre lágrimas. “Yo solo soy una niña tratando de trabajar y ayudar a mi mamá que es una madre soltera.”

A lo largo del incidente, se puede oír a los policías diciendo que iban a contactar a Servicio Sociales, ya que los menores estaban vendiendo la comida sin supervisión adulta y sin el permiso de la localidad. Las advertencias siguieron aún después de que la madre llegó al lugar.

“Ese policía siempre está hostigando a todo vendedor que está ahí”, dijo Ana, la madre. “Todo el tiempo”. La mujer además asegura que el gobierno del Distrito le ha negado varias veces la solicitud de un permiso para vender comida en la calle.

“Hemos dado proceso que ellos nos han pedido y después dicen no, no hay permiso. Entonces, puertas cerradas, no hay oportunidad para nosotros, llega un policía y se te queda viendo como si fueras un parásito.”

Tras el suceso, los menores fueron llevados al Children’s National Hospital. No enfrentan ningún cargo.

En un comunicado, el portavoz de la Policía Metropolitana, Dustin Sternbeck, dijo que “hay una investigación interna activa sobre el incidente” y que “el video proporciona información limitada sobre la interacción.”

Por su parte, la familia pide una disculpa de la Policía y que enfoquen sus esfuerzos en perseguir criminales y no a "personas que solo buscan ganarse la vida de manera honesta."

Contáctanos