Los estragos del alcohol en el organismo

Una copa ocasional quizá no hace mayor daño, pero qué pasa en el organismo cuando se abusa del consumo de alcohol. Aquí te lo decimos.

25 fotos
1/25
Shutterstock
Una copa ocasional (quizá) no hace mayor daño, pero qué pasa en el organismo cuando se abusa del consumo de alcohol. Aquí te lo decimos.
2/25
Shutterstock
La teoría dice que la mayor parte de las personas entendemos que si bebes en exceso y durante mucho tiempo tu hígado puede dañarse, pero ¿qué tanto sabes de la relación entre el alcohol y el cáncer?
3/25
Shutterstock
La verdad, relacionar alcohol y cáncer en la misma oración no es algo que resulte fácil de comprender ni que veamos como una consecuencia natural.
4/25
Shutterstock
Por ello, recientemente, la Sociedad Americana del Corazón explicó de una manera sencilla cómo el alcohol aumenta el riesgo de padecer cáncer, haciendo énfasis en el tipo de cáncer que puede desarrollarse.
5/25
Shutterstock
Algunos de los posibles vínculos encontrados entre alcohol y cáncer son los siguientes:
6/25
Shutterstock
1. Tejidos dañados: El alcohol es irritante y afecta especialmente a la garganta y la boca, que son las zonas que están en contacto directo con él.
7/25
Shutterstock
El químico irritante daña a las células, que entrarán en función de autorreparación, lo que puede cambiar daños en su ADN.
8/25
Shutterstock
Al seguir su trayecto por el tubo digestivo, el alcohol llegará al colon y al recto, donde las bacterias pueden convertirlo en etanol o acetaldehído.
9/25
Shutterstock
El etanol es un compuesto químico del que ya se demostró que causa cáncer en algunos animales.
10/25
Shutterstock
Además, tanto el alcohol como sus derivados pueden afectar directamente al hígado, y causar inflamación y cicatrices.
11/25
Shutterstock
2. Daños por efectos químicos: El alcohol actúa como solvente y ayuda a peligrosos químicos, como los que se encuentran en el tabaco, a entrar con mayor facilidad al tracto digestivo.
12/25
Shutterstock
Esto explica el por qué muchas de las personas que toman alcohol y fuman, son más propensas a padecer cáncer de boca o garganta, que si sólo hicieran una de las dos opciones.
13/25
Shutterstock
En otros casos, el alcohol retarda la habilidad del cuerpo para descomponer y eliminar algunos químicos dañinos.
14/25
Shutterstock
3. Desajustes hormonales: El alcohol puede aumentar los niveles de estrógeno, hormona responsable del desarrollo del tejido mamario.
15/25
Shutterstock
Esto podría conllevar un riesgo en el desarrollo de cáncer de mama.
16/25
Shutterstock
4. Disminución de nutrientes: El consumo excesivo de alcohol acaba con minerales y vitaminas que necesita el organismo. Uno de ellos es el folato, que es una forma de ácido fólico.
17/25
El folato es una vitamina necesaria para que las células estén sanas.
18/25
Shutterstock
El alcohol reduce la habilidad de las células para absorber la vitaminas de los alimentos que ingerimos.
19/25
Shutterstock
5. Efectos en la conducta: El consumo excesivo de alcohol se percibe en un coto plazo en falta de coordinación, concentración, cambios de humor y juicio, entre otros.
20/25
Shutterstock
Esto porque el alcohol inhibe las funciones de la región frontal del cerebro y eso se traduce en fallas de memoria, de la capacidad de concentración y el autocontrol.
21/25
Shutterstock
6. Daños a los órganos a corto plazo: Y no es necesario esperar un largo tiempo para saber que el alcohol está provocando daños a la salud. En el hígado, por ejemplo, se traducen en náuseas, vómitos y dolor de cabeza.
22/25
Shutterstock
En el riñón, no es necesario llegar a la diálisis. El alcohol hace que se elimine más agua de la que se ingiere y eso hace que los riñones busquen el líquido en otros órganos.
23/25
Shutterstock
En el estómago, aumenta las secreciones ricas en ácidos, que en exceso causan erosiones en la mucosa del estómago producidas por el etanol. Esto da lugar a las molestas agruras, que en ocasiones son tan fuertes que “queman” hasta la garganta.
24/25
Shutterstock
En la piel, el alcohol aumenta el flujo de sangre, por lo que presenta más sudoración.
25/25
Shutterstock
En el corazón, provoca un aumento en la actividad cardiaca y aceleración del pulso, duele la cabeza y lo único que quiere quien tiene esos síntomas es descansar, con los ojos cerrados y un paño fresco sobre ellos.
Contáctanos