Perturbador: quemaba sus iniciales en los órganos de pacientes