Por qué erupcionan los volcanes y son tan temibles